Articulos

PRIMER VUELO DE UN JEFE DE ESTADO EN FUNCIONES EN EL MUNDO

FRANCISCO I MADERO
Autor: IHUITL MALDONADO GASTELUM
Primer Vuelo de un Presidente en el Mundo

Por: Ihuitl Maldonado G.

México recibía el siglo XX con cambios sociales muy profundos, el 25 de mayo de 1911 Porfirio Díaz renunciaba a la presidencia tras una dictadura de más de 30 años, partiendo a bordo del buque Ipiranga hacia el exilio en Francia y dejando un país fracturado en manos de un nuevo líder, Francisco I. Madero, quien asumió la presidencia el 1 de noviembre de 1911.

Previo a este suceso Porfirio Díaz había invitado a México a la Moisant International Aviators de Nueva York, escuela norteamericana que preparaba pilotos profesionalmente y que realizaba giras de promoción; para realizar varias demostraciones aéreas con la finalidad de adquirir algunas aeronaves marca Blériot para el servicio del Ejército, sin que esto se lograra concretar debido a su renuncia; sin embargo a pesar de esto y debido al gran éxito logrado, la Moisant planeó una segunda visita a nuestro país iniciando el 16 de noviembre en el campo aéreo de Balbuena trayendo consigo ocho aeronaves y presentando por vez primera a dos mujeres aviatrices, Matilde Moisant y Harriet Quimby.

Durante estas exhibiciones, concretamente el día 30 de noviembre el Presidente Madero asistió al campo de Balbuena para presenciar el vuelo de las aeronaves, allí fue invitado por el piloto Geroge M. Dyot, de origen inglés a realizar un sobrevuelo a bordo de su aeronave, un monoplano Deperdussin de dos plazas y 80 caballos de potencia, el vuelo duro escasos doce minutos consiguiendo que Francisco I. Madero se convirtiera en el primer jefe de estado en el mundo en viajar a bordo de un avión, quien además se mostró muy satisfecho con el potencial que representaba la aviación, es muy probable que producto de este primer vuelo Madero promoviera el establecimiento de una escuela de aviación en México, como quedó asentado en el informe presentado al Congreso de la Unión el 1 de abril de 1912, en el que se manifestaron las facilidades necesarias a los oficiales del ejército que desearan estudiar para pilotos aviadores.

Las siguientes fotografías muestran la reproducción realizada por el señor escenógrafo Hugo Díaz Amezcua en Saltillo Coahuila.